Tendinopatía del manguito rotador: ¿qué es y cómo solucionarla?

Introducción

La tendinopatía del manguito rotador es una lesión común en atletas y personas que realizan actividades que requieren movimientos repetitivos del hombro. Esta afección se produce cuando los tendones que rodean el hueso del hombro sufren daños y no se pueden curar adecuadamente. Aunque es dolorosa, la tendinopatía del manguito rotador puede tratarse con éxito si se aborda de manera adecuada.

Causas de la tendinopatía del manguito rotador

Existen varias causas de la tendinopatía del manguito rotador. Una de las principales es el uso excesivo del hombro, especialmente si se realizan movimientos repetitivos. Las personas que realizan actividades que implican movimientos repetitivos del hombro, como levantar objetos pesados ​​por encima de la cabeza o lanzar una pelota, tienen un mayor riesgo de desarrollar tendinopatía del manguito rotador. Además, la edad también es un factor importante. A medida que envejecemos, nuestra capacidad para reparar los daños en los tendones disminuye, lo que aumenta el riesgo de desarrollar tendinopatía del manguito rotador. Los deportistas también tienen un mayor riesgo de sufrir esta lesión debido al esfuerzo que realizan durante la práctica deportiva de alta intensidad.

Síntomas de la tendinopatía del manguito rotador

El síntoma más común de la tendinopatía del manguito rotador es el dolor en el hombro. Este dolor se produce en la parte delantera del hombro y puede empeorar al mover el brazo. Otros síntomas incluyen debilidad en el hombro y la imposibilidad de levantar el brazo por encima de la cabeza. En algunos casos, la tendinopatía del manguito rotador no presenta ningún síntoma. Sin embargo, si no se trata de manera adecuada, la lesión puede empeorar y provocar una rotura del tendón.

Diagnóstico de la tendinopatía del manguito rotador

Si se sospecha de una tendinopatía del manguito rotador, es importante acudir a un especialista en lesiones deportivas. En la consulta, el médico evaluará los síntomas y puede ordenar pruebas como un examen físico o una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento de la tendinopatía del manguito rotador

El tratamiento de la tendinopatía del manguito rotador dependerá de la gravedad de la lesión. En los casos leves, el reposo y la aplicación de hielo en la zona afectada pueden ser suficientes para aliviar el dolor y la inflamación. En casos más graves, puede ser necesaria la fisioterapia para fortalecer los músculos y los tendones del hombro. En algunos casos, se puede considerar una intervención quirúrgica para reparar los tendones dañados.

Rehabilitación del manguito rotador

La rehabilitación es un proceso importante para cualquier persona que sufra tendinopatía del manguito rotador. El objetivo de la rehabilitación es fortalecer los músculos del hombro y mejorar la flexibilidad. Los ejercicios específicos que se realizan dependerán de la gravedad de la lesión y de la fase de recuperación en la que se encuentre el paciente. Es importante tener en cuenta que la rehabilitación puede tardar varios meses y que la duración del tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión.

Prevención de la tendinopatía del manguito rotador

La mejor manera de prevenir la tendinopatía del manguito rotador es reducir la frecuencia de los movimientos repetitivos del hombro. Si se realizan actividades que impliquen estos movimientos, es importante tomarse descansos regulares y practicar ejercicios de estiramiento para mantener la flexibilidad del hombro. Además, es importante utilizar la técnica adecuada al realizar actividades que puedan afectar al hombro. Esto puede reducir el riesgo de lesiones.

Conclusión

La tendinopatía del manguito rotador es una lesión dolorosa, pero tratable. Si se sospecha de esta afección, es importante acudir a un especialista en lesiones deportivas para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados. Con la terapia adecuada y la rehabilitación, la mayoría de las personas con tendinopatía del manguito rotador pueden recuperarse completamente y volver a realizar sus actividades normales con un mínimo de dolor.