Las lesiones más comunes en corredores

Introducción

Correr es uno de los deportes más populares en la actualidad, tanto para deportistas de élite como para aficionados. Sin embargo, también es uno de los deportes que más lesiones pueden causar. Aunque el running tiene muchos beneficios para la salud, como mejorar la circulación sanguínea, fortalecer los músculos y reducir el estrés, también puede tener consecuencias indeseables si no se lleva a cabo de forma correcta. En este artículo vamos a analizar las lesiones más comunes en corredores.

Lesiones en la rodilla

La rodilla es una de las articulaciones más importantes para los corredores, ya que soporta la mayor parte de la carga durante la carrera. Por ello, es una de las zonas que más se resienten. Uno de los problemas más habituales en esta parte del cuerpo son las lesiones en la rodilla, como el síndrome de la cintilla iliotibial. Esta lesión se produce cuando la banda iliotibial, que se extiende desde la cadera hasta la rodilla, se inflama y provoca un dolor agudo en la zona exterior de la rodilla. Otra posible lesión que puede afectar a la rodilla de un corredor es el dolor patelofemoral, que se produce cuando la rótula no se mueve correctamente. Entre las principales causas de esta dolencia se encuentran los movimientos bruscos y repetidos al correr, así como una mala posición de los pies.

Lesiones en el pie y el tobillo

Además de las lesiones en la rodilla, los corredores también tienen que tener especial cuidado con sus pies y tobillos. Una de las lesiones más comunes en esta zona es la fascitis plantar, que se produce cuando el tejido conectivo que recubre la planta del pie se inflama. Esto suele provocar un dolor agudo en la parte inferior del pie, que se intensifica al caminar o correr. Otras lesiones que pueden afectar al pie y al tobillo son los esguinces y las fracturas. Los esguinces son muy frecuentes en los corredores, especialmente cuando se corre por terrenos irregulares. Las fracturas, por su parte, suelen ser consecuencia de una sobrecarga en los huesos del pie o del tobillo.

Lesiones en los músculos

Además de las lesiones en los huesos y las articulaciones, los corredores también pueden sufrir lesiones musculares. Una de las más comunes es la tendinitis, que se produce cuando los tendones (los tejidos que unen los músculos a los huesos) se inflaman. Estos dolores son especialmente habituales en los corredores que realizan entrenamientos intensivos. Otra lesión muscular frecuente en los corredores es la distensión, que se produce cuando un músculo se estira más de lo que debiera y se produce un desgarro. Esto provoca dolor y puede limitar la capacidad de movimiento.

Prevención de lesiones

Aunque los corredores son especialmente susceptibles a sufrir lesiones, existen medidas para prevenir su aparición. Una de las más importantes es el uso de calzado deportivo adecuado, que debe ser cómodo, transpirable y tener una buena amortiguación. Otro punto importante es correr por superficies lisas y planas, para evitar resbalones y tropezones. Además, es fundamental realizar estiramientos antes y después de correr, para calentar y relajar los músculos. También es recomendable alternar días de entrenamiento intenso con días de ejercicio moderado, para permitir que el cuerpo se recupere adecuadamente.

Conclusión

Aunque correr es una actividad muy beneficiosa para la salud, también puede ser peligrosa si no se sigue una serie de recomendaciones básicas. Prestando atención a la técnica, al equipo y al entorno, se pueden evitar muchas de las lesiones más comunes en corredores.